Tag Archives: maldición

La maldición del sueter

26 Feb

2012-09-01 01.44.31

Hace poco me contaron sobre esta la maldición del sueter. A veces los avisos preventivos llegan tarde. Yo tejí una cobijita (una granny-crochet) para regalarle a El Muchachito y más tarde me volví una tejedora más a la que la alcanzó la maldición y la relación terminó.

Paradójicamente he reído mucho y llorado por esta maldición. Es complejo, más que una anécdota de tejedora. La maldición dice que es probable que un regalo que implica tanto tiempo y dedicación conlleven un mensaje de compromiso que abruma al destinatario del regalo. Debo decir que esto lo comprendo, es sólo que no tuve la oportunidad de explicarle a ese Muchachito que la razón por la que tejí para él era muy simple: quería hacer tangible que es parte de mi Hacer más, cada día más en la vida, que como no vivimos en la misma ciudad lo tejía un ratito en mis pensamientos y éste post en mi tumblr lo demuestra. Vaya, sí alguien se abruma por ser querido de esta forma creo que lo de menos es una cobijita.

Creo que no querer sentirse comprometidos con nadie es la verdadera maldición. Las chicas (sin afán de generalizar ningún género) somos dadas a querer sentirnos seguras, ¿eso es tan reprochabe? y los chicos no quieren perder su identidad ¿eso es tan reprochabe? Pero hay que saber bien con quien estás tratando, ningún tejedor de la vida es igual al otro. Nadie somos iguales.

Agrego que para futuras obras Tejesueños: hay que olvidarse de la obra en total, es imposible saberlo todo, pero hay que permitir tejer, cambiar de colores, permitir reagendar cuando la vida te llena de milagros Ser cada punto sin pensar en el nudo final.  Y es que pienso que la maldición de las tejedoras no es otra cosa que una muestra de lo cotidianos que podemos volvernos al olvidar que la angustia de la vida solo desaparece al compartir y el camino a transformarse constantemente es en el amor. (Ah, y no lo digo yo, lo leí en El Arte de Amar de Fromm y no puedo estar más de acuerdo)

Sostengo que no tengo miedo tejer sueños, no por menos me llamo así, ni tengo miedo tejer otra historia, ni otra cobijita, he decidido reírme con la vida de sus bromas, aprender y confiar en los puntos del presente porque del futuro nada sabemos.